Memo for Preachers - December 11, 2022

Memo for Preachers - December 11, 2022

November 30, 2022

Would you like to write for the Memo?

We are looking for new writers and would love to have you join the team. Please email Rev. Bob Dean and include a writing example. 


Memo for Preachers

December 11, 2022
Third Sunday of Advent - Year A
Isaiah 35:1-10, Luke 1:47-55, James 5:7-10, Matthew 11:2-11?
By Martha Dalton Ward

Active Waiting

Waiting is hard – especially in Advent.   I admit it’s somewhat easier now than when I was an impatient child wondering when Christmas would ever come so I could dive into those presents. But my adult anticipation and longing can also feel more challenging because it’s not some tangible present that I’m waiting for now.  Like the prophet Isaiah, like young Mary of Nazareth, like imprisoned John the Baptist, and like the early Christians James was addressing, I’m hoping expectantly for the God’s messianic promises to be fulfilled.  All four of this week’s lectionary passages speak of these promises and the challenge of waiting for their fulfillment.  So, preachers take your pick - or weave together a message using all of them.

In Isaiah 35:1, the prophet speaks of a time when “The wilderness and the dry land shall be glad, and the desert shall rejoice and blossom.”  In January 2016, I visited Death Valley in California, our nation’s hottest, driest and lowest national park.  The park’s dunes and valleys have their own stark desert beauty, but I cannot fully describe the thrill I felt when, after a brief overnight rain, the desert floor bloomed and transformed into a carpet of yellow flowers.  Isaiah says such are God’s promises for us – bringing miraculous renewal not only to the land, but also to humankind: “Then the eyes of the blind shall be opened and the ears of the deaf unstopped; then the lame shall leap like a deer.” (Is. 35:5) That’s the restoration of creation I’m waiting for!

Instead of a Psalm reading, this week’s lectionary gives us Luke 1:47-55, Mary’s great hymn of praise called the Magnificat (from the first word of the text in the Latin Vulgate Bible translation).  Imagining these mighty words coming from the mouth of a poor, unmarried, pregnant teen is breathtaking enough, but just consider the future that Mary’s song envisions: The proud and powerful are brought down, while the lowly are lifted up.  The hungry are filled with good things, and the rich are sent away empty.  Such a dramatic reversal of the order of human society is certainly worth waiting and working for!

This week’s Gospel text also speaks of the challenge of waiting.  In Matthew 11:2-11, John the Baptist – the last in that long line of Messianic prophets – is waiting, not in the wilderness of his ministry, but in prison.  This change of place also changes his perspective, perhaps now laden with some uncertainty.  And so he sends his disciples to ask Jesus, “Are you the one who is to come, or are we to wait for another?”  (vs. 3) John was confident of Jesus’ identity when he baptized him in the Jordan – but now?  We too can feel pretty confident in our faith assumptions until we’re trapped in the prison cells of disease, disappointment or uncertainty.  Jesus’ response to John echoes the hopeful vision of Isaiah 35: “Go and tell John what you hear and see: the blind receive their sight, the lame walk, the lepers are cleansed, the deaf hear, the dead are raised, and the poor have good news brought to them.”  (Mt. 11:5).  Could this proclamation of Jesus’ healing power also be a call to action for us, declaring that the promises of the Messiah are fulfilled whenever Christ-followers are agents of healing, restoration and welcome?

Waiting for Christ’s promises to become reality requires patience.  That’s the heart of James’s message to the early church: “Be patient, therefore, beloved, until the coming of the Lord.” (James 5:7)   Patience, however, is not passivity.  James’s small epistle of ethical activism calls us to care for those in need and not to give up hope when the fulfillment of messianic promises seems slow in coming.

Advent can be a difficult time for waiting, whether you are young or old.  The seasonal sights and sounds of merriment may ring rather hollow to those in the midst of difficulty.  Helping professionals suggest that there tends to be a greater amount of doubt and fear at this time of year, with an escalation of requests for counseling and admissions to mental health facilities.  What is the loving response from the Church as we patiently await the fullness of Christ’s coming? This week’s scriptures remind us that another world is possible – one we can help bring to fruition.  Let us act now to make our congregations healthier and more caring, and let us work to build the world that we believe God desires us to inhabit.  As we wait, may we be ambassadors of the Good News and agents of healing, welcome, and restoration.

Martha Dalton Ward is the author of Holy Moments:  When Life and Faith Intersect. Before retirement, she and her husband Bob served as Co-Pastors in United Methodist Churches in Iowa for over 30 years. 

 

Subscribe to the Memo ?

Memorándum para los que predican

11 diciembre, 2022
Tercer domingo de Adviento - Año A

Isaías 35:1-10; Lucas 1:47-55; Santiago 5:7-10; Mateo 11:2-11
Por Martha Dalton Ward

La Espera Activa

El esperar es difícil – especialmente en el Adviento.  Confieso que un poco más fácil ahora que cuando yo era una niña impaciente preguntándome cuando la Navidad llegaría para que pudiera abrir esos regalos.  Pero mi anticipación y mi anhelo como adulto también pueden sentir más desafiantes porque no es un presente tangible que espero ahora.  Como el profeta Isaías, como la joven María de Nazaret, como el preso Juan el Bautista, y como los cristianos primitivos a quienes se dirigió Santiago, espero con esperanza para que sean cumplidas las promesas mesiánicas de Dios.  Todas de las lecturas del leccionario hablan de estas promesas y el desafío de esperar su cumplimiento.  Así que, predicadores/predicadoras escojan – o téjanlas juntas en un mensaje usando todas de ellas.

En Isaías 35:1, el profeta habla de un tiempo cuando “Se alegrarán el desierto y el erial; la estepa se gozará y florecerá como la rosa.”  En enero 2016, visité a Death Valley en California, el parque nacional más caliente, más seco, y más bajo de nuestra nación.  Las dunas y los valles tiene su propia hermosura escueta del desierto, pero no puedo describir completamente la emoción que sentí cuando, después de una lluvia durante la noche, el desierto floreció y se transformó en una carpeta de flores amarillas.  Isaías dice tales son las promesas de Dios para nosotros – trayendo renovación milagrosa no solamente a la tierra, sino también a la humanidad.  “Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos y destapados los oídos de los sordos.  Entonces el cojo saltará como un ciervo.” (Is. 35:5)  ¡Ésa es la restauración que espero!

En vez de una lectura del salterio, el leccionario para esta semana nos da Lucas 1:47-55, el gran himno de alabanzas de María nombrado el Magníficat (de la primera palabra del texto en la traducción latina de la Biblia, la Vulgata).  Imaginando estas palabras poderosas viniendo de la boca de una joven pobre, soltera, y embarazada es bastante impresionante, pero considere el futuro que la canción de María concibe: Los orgullosos y los poderosos son quitados de sus tronos, mientras los humildes son exaltados.  Los hambrientos son colmados de bienes, y los ricos son enviados vacíos.  ¡Tal inversión dramática de la orden de la sociedad humana ciertamente vale la espera y el trabajo!

La lectura del Evangelio también habla del desafío de esperar.  En Mateo 11:2-11, Juan el Bautista – el último en la línea larga de profetas mesiánicos – está esperando, no en el desierto de su ministerio, sino en la prisión.  Este cambio de lugar también cambian su perspectiva, quizás ahora cargado con alguna incertidumbre.  Y por eso envía a sus discípulos para que puedan preguntarle a Jesús: “¿Eres tú aquel que había de venir o esperaremos a otro?” (vs. 3) Juan estaba seguro de la identidad de Jesús cuando lo bautizó en el Jordán – ¿pero ahora?  Nosotros también podemos sentir bastante seguros de las suposiciones de nuestra fe has que nos sentamos atrapados en las prisiones de enfermedad, desilusión, o duda.  La respuesta de Jesús a Juan repite la visión optimista de Isaías 35: “Id y haced saber a Juan las cosas que oís y veis.  Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados y a los pobres es anunciado el evangelio.”  (Mat. 11:5).  ¿Es posible que la proclamación del poder de la curación de Jesús también puede ser para nosotros un llamado a la acción, declarando que las promesas del Mesías son cumplidas cuando quiera que los seguidores de Cristo son agentes de la curación, de la restauración, y de la bienvenida?

Esperando que las promesas de Cristo se hagan realidad requiere paciencia.  Eso es el corazón del mensaje de Santiago a la iglesia primitiva.  “Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor” (James 5:7) Paciencia, sin embargo, no es pasividad.  La carta pequeña de Santiago y de activismo ético no llama a cuidar por los necesitados y no rendir la esperanza cuando el cumplimiento de las promesas mesiánicas parecen despacios en venir.

El Adviento puede ser un tiempo difícil para esperar, si Ud. sea joven o viejo.  Las vistas de la estación y los sonidos de alegría puedan tener sonido hueco a los que se encuentran en dificultades.  Los profesionales serviciales sugieren que hay más dudas y miedos en esta estación del año, con una escalada de peticiones para terapia y admisiones a facilidad de la salud mental.  ¿Cuál es la respuesta amorosa de la Iglesia como esperamos con paciencia la plenitud de la llegada de Cristo?  Las escrituras de esta semana nos acuerdan que otro mundo es posible – un en que podemos ayudar a traer la realización.  Que actuemos ahora para hacer que nuestras congregaciones sean más saludables y más cariñosas, y que trabajemos para construir el mundo que creemos que Dios quiere que habitemos.  Como esperamos, que seamos embajadores de la Buenas Nuevas y agentes de curación, bienvenida, y restauración.
 

Martha Dalton Ward es autora de Momentos Sagrados: Cuando la Vida y la Fe se Cruzan [Holy Moments: When Life and Faith Intersect].  Antes de jubilarse, ella y su esposo sirvieron como Co-Pastores en Iglesias Metodistas Unidas en Iowa durante más de 30 años.

 
Suscríbete al Memorándum ?